domingo, 5 de abril de 2009

SALAS DE ESPERA - LOS QUE ESPERAN

Tanto tiempo sin postear... Cuando inicie el blog me hice la promesa de publicar mínimo un post semanal, pero las cosas se complican y siempre hay una excusa, tengo más de 30 proyectos de post represados en mi libreta, pero nunca consigo digitarlos. Esta vez la excusa fue porque estaba en vueltas de una operación de mi mamá.

El procedimiento dió material para un post, y es que a pesar de laborar en el área de salud, nunca había estado mucho tiempo en una sala de espera. Pero esta vez fue diferente, tuve que esperar 6 horas en una sala de espera y pude observar la fauna que existe en tales lugares. Y es que las salas de espera suelen ser como mini zoológicos con su fauna particular y sus roles diferentes. Empecemos con algunos:

EL CONCHUDO (Descarado, sinvergüenza o atrevido): Este espécimen es el que cree que absolutamente todo el mobiliario de la sala es de su propiedad exclusiva. Como el león macho que marca su territorio, podemos verlo rondando la sala y reclamándola como suya. Si en la sala hay revistas para leer, no tendrá el menor reparo en cogerlas todas, llenar los crucigramas y finalmente, robárselas con la mayor desvergüenza. Si su espera es larga, no tendrá problema en quedarse dormido en el sillón más grande, en el cual caben 4 personas más, que ahora deben esperar de pie, y ayyyy de aquel que ose despertarlo porque se llevará una mirada petrificadota en el mejor de los casos.

EL CONVERSADOR: El conversador es aquel que llega y lanza una oteada al ambiente, si ve una víctima sola, que no esté leyendo algo o no tengo sus audífonos, se lanzarán inmediatamente sobre ella para entablar una conversación, iniciada siempre con una pregunta trivial del tipo “que calor hace, no?” o “esperando a alguien?” . Con este espécimen hay dos probabilidades, la primera es que sea un gran conversador y la otra es que sea un ser egoísta y vanidoso, que cree que la conversación gira sobre si mismo y lo tendremos durante horas hablando de los inteligentes que son sus niños o lo bueno que es su trabajo.

EL ANSIOSO: No importa si está esperando a un paciente que fue por cirugía o por uno que solo tiene dolor de muelas, el ansioso siempre cree que le darán malas noticia. Se puede identificar porque ya sangra de los dedos de tanto comerse las uñas, o porque acosa y corretea a las enfermeras pidiendo noticias de su familiar o amigo enfermo.

EL “DUEÑO DEL MUNDO”: Este personajillo es el más detestable de todos. Busca problemas donde no los hay, que si le dieron café, que si no hay azúcar, que la silla está muy dura o que el piso está sucio se convierten en un detonante para su mal humor y prepotencia. Cuando las enfermeras o personadle vigilancia le piden un poco de respeto, empieza a amenazar con su “primo que es dueño del hospital” y que hará despedir a todo el mundo. Se presenta con ligeras variaciones como cuando dice que tiene un tío político o un amigo policía del cual se sirve para amenazar a los demás.

Para el siguiente post ya tengo identificados a los tipos de enfermos que habitan las salas de espera y que complementan la fauna de ese pequeño gran mundillo.
Hasta la próxima ^_^

2 comentarios:

Airrel dijo...

El cnversador es un especimen al que temo mucho porque habita en muchos territorios diversos xD
Puedes encontrartelo en cualquier parte, y tal como dices si pilla a alguien ya puede darse por sentenciado.

Angel dijo...

Gracias por pasarte Airrel, y pues si, el conversador es un especimen temible,¿te has fijado que algunos tienen (tenemos) imán para atraer a ese tipo de sujetos?